Art & Media

Jueves 14 de Junio de 2018

Título destacado de portada

Una votación ajustadísima define la histórica sesión sobre el aborto. Marchas antagónicas en la Plaza del Congreso LaNación

Los legisladores preveían votar la iniciativa esta madrugada, en un escenario voto a voto; en la discusión en la Cámara de Diputados hubo discursos encendidos y mucha tensión por el resultado incierto

Por Gabriel Sued

En un escenario de extrema paridad, la Cámara de Diputados arrancó ayer el debate por la legalización del aborto. La sesión, cuyo final está previsto para hoy a la mañana, se desarrolló en un Congreso cargado de tensión y rodeado de manifestaciones a favor y en contra de la reforma.

Pese al pronunciamiento favorable de última hora de diputados que se mantenían indecisos, en el recinto reinaba la incertidumbre. En simultáneo, tras bambalinas se multiplicaron gestiones febriles para inclinar la balanza en uno y otro sentido.

La discusión se abrió con el discurso de Daniel Lipovetzky (Pro), presidente de la Comisión de Legislación General y uno de los promotores de la legalización.

"No se trata de salvar las dos vidas: se trata de salvar miles de vidas", arrancó. El ala derecha del recinto, ocupada en su mayoría por el kirchnerismo, estaba cubierta de los pañuelos verdes de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Para entonces ya se había reducido notablemente el número de indecisos. A favor se inclinaron Alejandro García (Pro-Buenos Aires), José De Mendiguren (Frente Renovador-Buenos Aires) y Hugo Marcucci (UCR-Santa Fe), entre otros. Anticiparon su rechazo a la reforma Danilo Flores (Argentina Federal-La Rioja) y Verónica Derna (Argentina Federal-Misiones). La sorpresa la dio Luis Beder Herrera (Argentina Federal-La Rioja), que se había manifestado en contra y anunció que votaría a favor.

A los informes de los presidentes de las comisiones le siguió un discurso fuerte de Brenda Austin (UCR), a favor de la legalización.

"La evidencia muestra con claridad que la criminalización fracasó. No evita que las mujeres aborten y por el contrario agrava el problema. Hoy votamos legislar sobre la realidad que tenemos, sacando el tema de debajo de la alfombra", afirmó, con el pañuelo verde en su cuello. Para cerrar, les preguntó a los que votan en contra: "¿Existe evidencia que los haga cambiar de opinión? ¿Qué dato les haría cuestionar sus creencias? Si no hay ninguno, acepten que están parados sobre una convicción religiosa y no sobre los principios que deben guiar una política pública".

La tensión alcanzó su pico cuando respondió Nicolás Massot, jefe de bloque de Pro y férreo opositor de la legalización. "Con este proyecto no venimos a debatir la despenalización. Es una legalización irrestricta. Si el argumento es que el aborto ocurre igual más allá de lo que digan las leyes, deroguemos el Código Penal y cerremos el Congreso y el último que apague la luz", dijo.

Después se cruzó con tres diputados de La Cámpora, que le gritaron fuera de micrófono. "Dicen que es una cuestión de juventud. Pero yo también soy de la juventud, de una juventud que cree en las leyes y en la política para cambiar la realidad, Pietragalla [Horacio]. Si las leyes reflejan lo que ya ocurre es un fracaso de la política". Los detractores de la reforma lo aplaudieron a rabiar. "¿Vos dónde estás parado hoy, Juan [Cabandié]? Nunca en democracia nos animamos a tanto. Ni en democracia ni de otra manera. Tampoco en ese momento, Mayra [Mendoza]", arremetió. Sobre el final concedió que votando en contra del proyecto "no se salvan las dos vidas", pero sostuvo que "se obliga al Estado a hacer lo posible por salvarlas".

En paralelo a la sesión, los referentes de uno y otro sector avanzaban con las gestiones. Los promotores del proyecto reconocían una desventaja mínima, pero confiaban en que el envión de las últimas horas les permitiera revertir el resultado.

El debate volvió a tensarse minutos más tarde, con la intervención de Victoria Donda (Libres del Sur), primera firmante del proyecto. Para poner en crisis la equiparación de un embrión con una persona planteó una situación hipotética.

"Imaginemos que estamos en un laboratorio y que hay un incendio. En una habitación hay 300 embriones congelados y en otra una nena de tres años. Si tuviéramos tiempo para entrar en una sola habitación, me animo a pensar que todos salvaríamos a la niña. En un Estado de Derecho los derechos humanos son progresivos. Si esto es tan cristalino, ¿por qué es tan difícil que sancionemos una ley que le reconoce este derecho a la mujer?"

Otra intervención que hizo vibrar al recinto fue la del santafesino Luis Contigiani, que debió abandonar el sello del Partido Socialista por oponerse a la legalización. "Me podrán decir que soy un retrógrado. Pero les digo que he sido una persona coherente con la defensa de la vida, la justicia y la dignidad de las personas", resaltó.En un escenario de extrema paridad, la Cámara de Diputados arrancó ayer el debate por la legalización del aborto. La sesión, cuyo final está previsto para hoy a la mañana, se desarrolló en un Congreso cargado de tensión y rodeado de manifestaciones a favor y en contra de la reforma.

Pese al pronunciamiento favorable de última hora de diputados que se mantenían indecisos, en el recinto reinaba la incertidumbre. En simultáneo, tras bambalinas se multiplicaron gestiones febriles para inclinar la balanza en uno y otro sentido.

La discusión se abrió con el discurso de Daniel Lipovetzky (Pro), presidente de la Comisión de Legislación General y uno de los promotores de la legalización.

"No se trata de salvar las dos vidas: se trata de salvar miles de vidas", arrancó. El ala derecha del recinto, ocupada en su mayoría por el kirchnerismo, estaba cubierta de los pañuelos verdes de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Para entonces ya se había reducido notablemente el número de indecisos. A favor se inclinaron Alejandro García (Pro-Buenos Aires), José De Mendiguren (Frente Renovador-Buenos Aires) y Hugo Marcucci (UCR-Santa Fe), entre otros. Anticiparon su rechazo a la reforma Danilo Flores (Argentina Federal-La Rioja) y Verónica Derna (Argentina Federal-Misiones). La sorpresa la dio Luis Beder Herrera (Argentina Federal-La Rioja), que se había manifestado en contra y anunció que votaría a favor.

A los informes de los presidentes de las comisiones le siguió un discurso fuerte de Brenda Austin (UCR), a favor de la legalización.

"La evidencia muestra con claridad que la criminalización fracasó. No evita que las mujeres aborten y por el contrario agrava el problema. Hoy votamos legislar sobre la realidad que tenemos, sacando el tema de debajo de la alfombra", afirmó, con el pañuelo verde en su cuello. Para cerrar, les preguntó a los que votan en contra: "¿Existe evidencia que los haga cambiar de opinión? ¿Qué dato les haría cuestionar sus creencias? Si no hay ninguno, acepten que están parados sobre una convicción religiosa y no sobre los principios que deben guiar una política pública".

La tensión alcanzó su pico cuando respondió Nicolás Massot, jefe de bloque de Pro y férreo opositor de la legalización. "Con este proyecto no venimos a debatir la despenalización. Es una legalización irrestricta. Si el argumento es que el aborto ocurre igual más allá de lo que digan las leyes, deroguemos el Código Penal y cerremos el Congreso y el último que apague la luz", dijo.

Después se cruzó con tres diputados de La Cámpora, que le gritaron fuera de micrófono. "Dicen que es una cuestión de juventud. Pero yo también soy de la juventud, de una juventud que cree en las leyes y en la política para cambiar la realidad, Pietragalla [Horacio]. Si las leyes reflejan lo que ya ocurre es un fracaso de la política". Los detractores de la reforma lo aplaudieron a rabiar. "¿Vos dónde estás parado hoy, Juan [Cabandié]? Nunca en democracia nos animamos a tanto. Ni en democracia ni de otra manera. Tampoco en ese momento, Mayra [Mendoza]", arremetió. Sobre el final concedió que votando en contra del proyecto "no se salvan las dos vidas", pero sostuvo que "se obliga al Estado a hacer lo posible por salvarlas".

En paralelo a la sesión, los referentes de uno y otro sector avanzaban con las gestiones. Los promotores del proyecto reconocían una desventaja mínima, pero confiaban en que el envión de las últimas horas les permitiera revertir el resultado.

El debate volvió a tensarse minutos más tarde, con la intervención de Victoria Donda (Libres del Sur), primera firmante del proyecto. Para poner en crisis la equiparación de un embrión con una persona planteó una situación hipotética.

"Imaginemos que estamos en un laboratorio y que hay un incendio. En una habitación hay 300 embriones congelados y en otra una nena de tres años. Si tuviéramos tiempo para entrar en una sola habitación, me animo a pensar que todos salvaríamos a la niña. En un Estado de Derecho los derechos humanos son progresivos. Si esto es tan cristalino, ¿por qué es tan difícil que sancionemos una ley que le reconoce este derecho a la mujer?"

Otra intervención que hizo vibrar al recinto fue la del santafesino Luis Contigiani, que debió abandonar el sello del Partido Socialista por oponerse a la legalización. "Me podrán decir que soy un retrógrado. Pero les digo que he sido una persona coherente con la defensa de la vida, la justicia y la dignidad de las personas", resaltó.
Negri denunció que viralizaron su teléfono

El presidente del interbloque de diputados nacionales de Cambiemos, el radical Mario Negri, denunció que su número de teléfono "fue viralizado".

Minutos antes del inicio de la sesión en la Cámara para debatir la despenalización del aborto, el legislador cordobés contó lo que le había acontecido a través de su cuenta de Twitter.

"Mi número de teléfono fue viralizado, jamás se había violado mi intimidad de esa forma. Se han metido hasta con mis nietos. Un verdadero católico no amenaza ni desea el mal. No apoyo el aborto, solo creo que la criminalización de la mujer fracasó. Por suerte hay personas más tolerantes", dijo el diputado.

Negri había anticipado ayer su decisión de votar a favor del proyecto a través de su cuenta de Facebook.

Ir a la noticia original

Importante: Las referencias de este clipping son vínculos a noticias aparecidas en medios periodísticos. Art & Media se limita a compilar títulos y noticias del acontecer general, citando la fuente y remitiendo por link a sus autores. Los contenidos de este clipping no representan ni expresan la opinión de Art & Media, quien no se responsabiliza por errores u omisiones producidas, ni garantiza la certeza de lo transmitido por este medio debido a que puede ser objeto de interpretación, alteración, demora, contener virus u otras anomalías. Si no desea recibir este clipping o lo ha recibido por error, responda con el asunto “BAJA”.