FECOBA

Viernes 7 de Diciembre de 2018

Título destacado de portada

El Gobierno y la oposición no pudieron acordar la ley Macri contra barrabravas. La Cámara de Diputados lo postergó por dos semanas Clarín

Tema del día / Pág. 3
Por Daniel Lagares
El proyecto que envió Macri planteaba penas de hasta 10 años contra los violentos. Pero hubo pedidos de oficialistas y opositores para atenuarlas. Se negoció un dictamen más blando, pero no tenía los votos y se suspendió por 15 días. Por eso no habría ley este año. España le prohibió el ingreso a un ex jefe de la barra de Boca, Maximiliano Mazzaro. Y el actual, Di Zeo, decidió no viajar. El barrabrava de River que apedreó el micro en Núñez recibió una condena leve y quedó libre.

Ya hay ambiente argentino en Madrid y hay alivio en los españoles. Los hinchas de River y Boca van llegando para la Superfinal y ocupan el territorio que dejan libre los madrileños acogidos a su fin de semana puente. Los que quedan en la capital respiran un poco más tranquilos una vez que se supo de la deportación de Maxi Mazzaro y de la decisión de Rafa Di Zeo de quedarse en Buenos Aires. Sin embargo, todos creen que habrá barras, más o menos encubiertos.

La M30, una de las autopistas que circunvala Madrid, sufrió atascos que dieron letra a todos los noticieros de la TV. La presencia de argentinos en los lugares típicos como Plaza Mayor o Puerta del Sol, también. El día de la Virgen y la conmemoración de los 40 años de la Constitución abrieron la puerta al éxodo masivo de la ciudad. Pero el turismo interno equilibró los números y el aterrizaje de argentinos sumó presencia en las calles. Entre ellos no estarán Mazzaro ni Di Zeo. No fueron detectados tampoco líderes de Los Borrachos del Tablón aunque el episodio de las entradas secuestradas a "Caverna" Godoy también debe haber ayudado a que el barra de River se quedara en casa. Segundas y terceras líneas, sin embargo, son esperados.

Cuando Boca saltaba al campo de la Ciudad del Fútbol, el predio de la Federación española, para su práctica abierta, se supo que Mazzaro (ex número dos de La Doce) había sido interceptado en Barajas y que sería devuelto a Ezeiza. Le aplicaron la ley de Inmigración, aunque no hubo declaración oficial ni demasiados detalles de las autoridades.

Los antecedentes de Mazzaro fueron decisivos. El barra tenía pedido de captura desde el 9 de enero de 2013, acusado en el homicidio de Ernesto Cirino, ocurrido el 29 de agosto de 2011, pero también estaba señalado como la cabeza de la causa por asociación ilícita junto a Mauro Martín, líder de La Doce en aquella época. No estaban bien las cosas entre ellos y, además, Mazzaro está enfrentado a Rafael Di Zeo desde entonces.

Con las barbas en remojo, Di Zeo decidió no hacer un viaje inútil. “Tiene todos los gastos pagos y vuelo para mañana a la noche. A Mazzaro lo mandaron de regreso con la familia. No se puede creer. Si la Justicia argentina le permitió viajar... Acá se está manejando mal el Ministerio de Seguridad”, le dijo José Monteleone, abogado de Di Zeo, a Clarín.

Di Zeo se robó las pantallas de la tele durante toda la jornada. Su conducción del bus de Boca en el banderazo de despedida lo puso en la órbita de los aficiconados locales. Y de la prensa. Hugo Gatti, quien vive aquí hace diez años y es una celebridad del programa El Chiringuito, el "padre" del panelismo deportivo tan popular en nuestro país, tuvo un duro cruce con un compañero. El programa mostró esas imágenes de Di Zeo y un periodista local, el andaluz Soria, puso el grito en el cielo, no sin razón. Se quejaba de que "esa gente" viniera a España cuando "es un problema que deben resolver los argentinos".

Ir a la noticia original