FECOBA

Martes 20 de Agosto de 2019

ECONOMÍA

La devaluación puso más presión a los balances de las empresas Cronista

- Según fuentes del mercado, podría generar rojos en estados contables y falta de liquidez principalmente a las que venden en pesos.

Por ANDRÉS ENGLER
La reciente devaluación del peso argentino generará dificultades en las compañías locales endeudadas en moneda extranjera que venden sus bienes y servicios en pesos, con probables consecuencias en sus próximos estados contables y en su futura liquidez, de acuerdo a fuentes del mercado. "Hay empresas que aprendieron la lección del 2001 y no toman deuda en dólares si venden en pesos", expresaron en el mercado, aunque reconocieron que aquellas que tomaron pasivos en moneda extranjera y facturan localmente "estarán complicadas". Por otra parte, para las que poseen deuda en dólares pero exportan el efecto de la devaluación se verá compensado, agregaron.

Ledesma podría sufrir presiones en sus estados contables, ya que la semana pasada consiguió un préstamo por u$s 90 millones, que destinará a refinanciar deuda de corto plazo, recomprar obligaciones negociables (ON) e inversiones en sus negocios de azúcar y papel. Por otro lado, podría compensar la devaluación, ya busca aumentar su exportación y darle impulso al negocio de cítricos, mientras que busca vender más papel en los Estados Unidos y Europa. En su última memoria cerrada —finalizada en mayo de 2018—, la empresa ya afirmaba que, "dado que el 75%" de la deuda "se encuentra denominada en dólares y el 25% restante en pesos, durante los últimos meses del ejercicio el resultado financiero empeoró por efecto de la devaluación y el alza de tasas de interés". Y afirmaba que "la reducción del nivel de endeudamiento es una de las prioridades de Ledesma para el corto y mediano plazo". La semana pasada, la compañía informó que en su balance anual de 2019 había cerrado con una pérdida de $ 1518 millones. De esta manera, la firma volvió a reportar un ejercicio en rojo luego de había registrado ganancias por $ 277 millones durante el ejercicio anterior. Según su último balance anual, de 2018, Grupo Arcor emitió obligaciones negociables por u$s 1000 millones y $ 4300 millones. Además, tenía $ 12.300 millones de préstamos tomados con bancos.
El año pasado, la empresa registró una pérdida de $ 1010 millones, por la "fuerte devaluación de la moneda", entre otros factores. En sus estados financieros del primer semestre de 2019, registró una ganancia de $ 655 millones; de esta manera, revirtió una pérdida de $ 874 millones reportada durante el período enero-marzo de este año. La semana pasada, la empresa también informó que saldría a buscar $ 2000 millones al mercado local. Molinos Río de la Plata en 2018 había reportado una pérdida neta de $ 1.703 millones, evento "asociado principalmente al impacto de la fuerte depreciación cambiaria del año sobre la deuda financiera nominada en dólares". El año pasado su deuda financiera neta en pesos constantes aumentó de 5.451 millones al cierre del 2017 a $ 7.131 millones. El caso de la empresa exportadora San Miguel es distinto, ya que vende al exterior sus productos. A fines del año pasado había obtenido un préstamo de u$s 100 millones de dólares de Rabobank, IFC y BID Invest, que permitirá a la empresa refinanciar vencimientos de deuda de corto plazo, financiar capital de trabajo y apuntalar su programa de inversiones hasta 2020. "Nuestros ingresos son en dólares. Tiene sentido que toda nuestra financiación esté calzada con nuestro flujo de negocios, en dólares y euros", dijo Patricio Aguirre Saravia, director Financiero de la compañía. A partir de este año, la citrícola también cambió la moneda funcional de peso argentino a dólar, principalmente debido a que el negocio general está en dólares.
La devaluación, además, jugará a favor. "Aproximadamente el 50% de nuestros costos, en la Argentina y otros países, está en moneda local", agregó el ejecutivo.

Ir a la noticia original