Art & Media

Viernes 11 de Marzo de 2016

Título destacado de portada

El Gobierno mejoró la oferta a las provincias en busca de aval legislativo En una reunión con todos los gobernadores, les presentó una propuesta que permite un plan alternativo de devolución del 15% en cuatro años en vez de cinco; necesita el apoyo de los mandatarios en el Congreso LaNación

En busca de apoyo legislativo, el Gobierno mejoró ayer su propuesta para la devolución del 15 por ciento de los fondos que la Nación retiene a las provincias por recursos coparticipables, en un gesto de contención ante la inminencia del debate en el Congreso del acuerdo con los fondos buitre.

A partir del esquema inicial de devolver tres por ciento en efectivo por año en un plazo de cinco años, la nueva oferta que presentó la Casa Rosada habilita a los gobernadores a sumar otro tres por ciento anual, que se efectivizará mediante algún tipo de bono o letra y será opcional, según las necesidades financieras de cada distrito.

Aunque tanto los gobernadores como los funcionarios nacionales despegan la negociación por los recursos coparticipables del apoyo que necesita la Casa Rosada en el Congreso para aprobar el acuerdo con los fondos buitre, la mejora en la oferta oficial intenta contener el reclamo provincial y acercarse a quienes definirán el futuro de la ley que Mauricio Macri planteó como la única salida para encaminar la economía.

No por nada el propio Presidente se hizo un lugar en la agenda para pasar a saludar a los gobernadores, que ya estaban reunidos desde el mediodía en el Salón Norte, muy cerca de su despacho.

Con un mensaje corto, de no más de cinco minutos, lo que duró su presencia en el encuentro, Macri reiteró su reclamo de que cualquier solución debía contemplar el cuidado de la situación fiscal, según contaron los testigos, y dejó en manos de Frigerio el detalle de la propuesta.

En concreto, cada gobernador podrá elegir si quiere que a la devolución del tres por ciento por año que recibirán todos suma otro tres por ciento en bonos, que obviamente tendrá los descuentos de toda operación bancaria. Quienes no se vuelquen por esa opción mantendrán el porcentaje pleno, aunque pagado en cinco años, hasta completar el 15 por ciento.

Los gobernadores aliados a la Casa Rosada celebraron la opción. Entre ellos estaban Gerardo Morales (Jujuy), María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y la vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero. En ese pelotón se anotó Juan Manuel Urtubey (Salta), que consideró la propuesta "un importante avance". El salteño no oculta su alineamiento.

En el otro extremo se ubicó Alicia Kirchner (Santa Cruz), que aprovechó la reunión de más de dos horas para plantear sus diferencias con la política económica. En el medio quedó el resto, sobre todo los peronistas que apuestan a un diálogo más fluido con la Casa Rosada.

Frigerio presentó la nueva propuesta en conferencia de prensa junto a Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Sergio Uñac (San Juan). Los tres se manifestaron conformes y consideraron la nueva opción una propuesta "superadora", pero anunciaron que la estudiarán en detalle. En definitiva, cada uno evaluará qué alternativa le conviene más. Sin embargo, algunos mandatarios, como Domingo Peppo (Chaco), manifestaron sus dudas respecto de cómo recibirán los fondos después del primer año.

La opción que encontró el Gobierno para contener a los gobernadores tiene sabor a poco para aquellas provincias, como La Pampa, que tienen las cuentas en orden. La propuesta está destinada a adelantar parte de los fondos retenidos según la necesidad fiscal de cada gobernador.

Además, no avanza en el pago del retroactivo por los años que se retuvo el 15 por ciento, algo que consiguieron Santa Fe, Córdoba y San Luis tras el fallo de la Corte Suprema que les dio ese beneficio y que abrió la puerta para el resto de los reclamos.

Tampoco los mandatarios consiguieron la devolución del 1,9 por ciento que retiene la AFIP, que habían sumado entre sus reclamos. El titular del organismo recaudador, Alberto Abad, también estuvo en la reunión para explicar el rechazo.

El Gobierno dejó en manos de los gobernadores recurrir a la vía judicial, camino que la mayoría ya tomó, aunque Frigerio recordó que "el diálogo y la negociación política deberían ser mucho más beneficiosos".

En su política de contención, la Casa Rosada anunció que todos los meses habrá encuentros con los gobernadores. La semana que viene, en principio, comenzará el debate técnico con los ministros de Economía provinciales. Como ahora cada distrito tomará la opción que más le convenga, se firmarán convenios por separado si es que aceptan. El Gobierno incluirá en ese mano a mano las deudas cruzadas entre Nación y provincias y los giros en concepto de Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

Cómo son los planes de pago

El plan original contempla un pago del 3% acumulado en cinco años: 3% en 2016; 6% en 2017; 9% en 2018; 12% en 2019, y 15% en 2020

El esquema alternativo contempla 6% este año (pero con 3% en bonos, que tiene costo financiero); 9% en 2017 (3% en bonos); 12% en 2018 (3% en bonos), y 15% en 2019 (3% en bonos)

Perlas Rosadas

Un gobernador con buena memoria y una charla de negocios a la vista de todos

Déjà vu de los tiempos menemistas

Estaba calma la reunión entre la Nación y los gobernadores -que transcurrió menos picante que otras- cuando el socialista Miguel Lifschitz, de Santa Fe, reivindicó en tono de paz y amor la ronda de diálogo que abrió la Casa Rosada con los gobernadores para abordar cuestiones fiscales, algo que no se veía en "los últimos 30 años". Para sorpresa por lo que parecía un bocadillo despojado de polémica, lo cruzó el pampeano Carlos Verna. "Con Menem sí hacíamos estas reuniones. Y vos estabas", dijo, entre risotadas, señalándolo a Rogelio Figerio, que cobró como yapa. "Del lado del gobierno, por supuesto", completó el veterano cacique del PJ, sin filtro. El ministro del Interior, lejos de incomodarse, resaltó la buena memoria de un viejo conocido.

Macri se mudó a la residencia de Olivos

El presidente Mauricio Macri ya está acomodado con su familia en la residencia oficial de Olivos. Se mudó allí hace dos semanas. Se instaló momentáneamente en la casa de huéspedes, donde solía instalarse Máximo Kirchner, el hijo de la ex mandataria. Cuando se terminen las reformas por humedad encargadas tras asumir el mando, se trasladará junto a Juliana Awada y su hija Antonia al área principal.Macri pasa en Olivos los días hábiles, pero el fin de semana se traslada a su quinta personal en Los Abrojos, en Malvinas Argentinas. Antes de alcanzar la Presidencia, Macri vivía en un departamento sobre la avenida del Libertador, en Barrio Norte.


MÁS NOTAS PARA ENTENDER ESTE TEMA:

Los gobernadores peronistas, entre guiños y más reclamos
Por pedido de Frigerio, no se reunieron antes en el CFI; avanza el apoyo por los holdouts

Jesica Bossi
LA NACION

En el tire y afloje, la primera "prueba de amor" del PJ llegó antes de la cita en la Casa Rosada. Fue cuando, ante el discreto pedido oficial, se desactivó una cumbre previa en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), icónico búnker de los gobernadores peronistas durante la gestión de Fernando de la Rúa. Cuidadoso de las formas y la imagen, al macrismo lo espanta esa postal que revive tiempos malditos.

Así arribaron al Gobierno para discutir los 24 mandatarios de todo el país sin una foto partidaria que crispe los ánimos. La propuesta que esbozó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, está por debajo del reclamo de los más duros en la disputa por el reparto de recursos, pero fue un avance. "Lo vamos a estudiar", dijo a LA NACION el pampeano Carlos Verna, uno de los halcones.

Con matices, el planteo de los gobernadores del PJ confluye en dos ejes: que la devolución del 15% de fondos coparticipables que se quita a las provincias empiece este año (con un desembolso fuerte) y que se acorte el plazo, que el decreto 406, firmado por Mauricio Macri, estableció en cinco años.

Mientras que el peronismo pretendía alrededor de 8% en efectivo desde ahora, Frigerio ofreció 3%, más una opción de un bono por otro 3% anual. "Es razonable", sostuvo el riojano Sergio Casas, uno de los más urgidos de ayuda nacional. En general, la recepción entre los gobernadores quedó tamizada por un criterio: los más necesitados lo vieron con mejores ojos que los que tienen cuentas más ordenadas.

Los que se quedaron con sabor a poco exhiben cálculos para apuntalar su postura: aseguran que con la modificación del impuesto a las ganancias, la quita de retenciones a la soja y la inminente eliminación del IVA para la canasta básica a sectores vulnerables (todo eso tiene impacto en la masa que se coparticipa) podrían recibir un 6% menos. Es decir, si les devuelven sólo el 3% cash estarían reponiendo la mitad de lo que pierden.

"No se incluyó el 1,9% que se destina a la AFIP y que también pedimos", puntualizó el sanjuanino Sergio Uñac. Tampoco se avanzó en el retroactivo del 15% (que el fallo de la Corte reconoció hasta 2006), la situación de las cajas jubilatorias y el stock de deuda.

A coro, peronistas, radicales y de Pro coincidieron en que el dato positivo fue la intención de cambiar la proporción de la torta. "Se comprometieron a que lo que se gira a las provincias pase de 27% a 34% del total", se entusiasmó Mario Das Neves, de Chubut.
Los caciques celebraron "triunfos" políticos: forzaron al Gobierno a mejorar el plan original y aseguran que se "dejó de lado" el decreto acordado con Sergio Massa, aliado táctico de Macri en el Congreso.
Si bien resignaron el CFI como sede, el grueso de los gobernadores se juntó en un hotel cerca del Obelisco, donde se hospeda el formoseño Gildo Insfrán, uno de los que operan tras bambalinas. Desfilaron por el bar del primer piso, además de Verna y Casas, Juan Manzur, Domingo Peppo, Claudia Ledesma, Hugo Passalacqua y Alicia Kirchner, que no se trenzó con ningún par esta vez.
No es un hecho menor: no fueron a otro encuentro, a pocos metros, en la Casa de Salta. Allí, Juan Manuel Urtubey, de nexo fluido con el Gobierno, había invitado al resto de sus colegas. Lo acompañaban diputados que rompieron con el FPV para conformar el bloque Justicialista, estratégico para el oficialismo para el debate por los holdouts.
Si bien el tema excluyente de la reunión en Balcarce 50 fue la coparticipación, como telón de fondo está la urgencia de Macri de aprobar el proyecto de ley que avala el acuerdo judicial. Eso, bajo cuerda, se aborda con cada mandatario. "El Gobierno ya tiene los votos", admitió uno de los caciques más activos. Ratificaron su respaldo Uñac y Rosana Bertone, en una conferencia.
El apoyo parlamentario, clave en el Senado, se tejió a medida que avanzaron las charlas por la distribución de recursos. Pero desde la Casa Rosada se pide especialmente no exhibir la negociación como "un toma y daca", aunque se parezca mucho. En paralelo, los gobernadores pasan lista de sus alfiles: sobre todo los "nuevos", que no tienen el control total de diputados y senadores a los que buscan domar, y los "viejos", jefes indiscutidos, que quizás hagan un juego dividido para sólo aportar "lo justo".

Ir a la noticia original